Reconstrucción de motores, experiencia y resultados

Reconstrucción de motores, experiencia y resultados

Trabajar en una protectora de animales con mi propio coche tiene algunas consecuencias, pues hago muchísimos kilómetros al año. Nunca he sido de cambiar mucho de coches, les tomo aprecio y conmigo siguen hasta que no pueden más. Ahora tengo un Mercedes W210 diésel que es una roca y que no me dio nunca problemas hasta hace poco, que el cumplir 800.000 kilómetros le hizo “enfermar” Un buen amigo me comentó que si quería seguir con mi Mercedes podía optar por Reconstruidos Mober, que hacen posible el reconstruir el motor del coche, un servicio que a veces he oído hablar de ello pero que no conocía y que me parece que en muchos casos puede ser una vía de lo más interesante, más si encima son de confianza, pues estos llevan décadas de experiencia.

La complejidad de los motores aconseja que lo hagan especialistas

Temas complejos como los de los motores son mejores dejarlos en manos de la gente que sabe si te ocurre como yo que no tengo demasiada idea más del mantenimiento usual. En el caso de esta empresa, me asesoraron bastante, lo que es aconsejable, pues si vas a los distribuidores, lo que hacen ellos es encargarse solo de vender los productos y esto no es un recambio al uso.

Una alternativa para muchos conductores

Muchas personas, como me ocurría a mí, tienen miedo de cuando el motor se daña. Lo primero que pensamos es en deshacernos del coche y comprar otro, pudiendo ser nuevo o usado. En ocasiones esto puede tener cierto sentido, pero no siempre debemos hacerlo.

Algo interesante es optar por llevar el coche a que reconstruyan el motor o comprar uno que esté reconstruido y que te lo instalen ellos. En ocasiones los daños del motor pueden ser irreparables, pero comprar uno nuevo, no siempre es la mejor solución.

Por bastante menos dinero de lo que comprarías un coche nuevo, es posible dar vida al coche que tienes con un motor reconstruido que puede darte bastantes más años en su funcionamiento. Suelen además gastar menos combustible, evitándote todos los pagos mensuales que uno tiene que tener cuando se compra otro vehículo.

Vamos a ver los beneficios más en profundidad:

  • Los motores reconstruidos no son otra cosa que motores rehechos que utilizan especificaciones y unas medidas que dan técnicos altamente especializados, pues utilizan equipos y componentes de elevada calidad para que el rendimiento sea el deseado. Muchos de los componentes que instalan, suelen igualar o superar la cantidad que tienen los equipos originales.
  • Este tipo de motores reconstruidos, por su perfección y los trabajos que realizan los especialistas con ellos, son hasta mejores que los motores que son instalados de forma original en las fábricas.
  • Cuentan con gran seguridad, confianza y además tienen un importante respaldo gracias a pólizas de garantía.
  • Un motor que está reconstruido gasta menos gasolina que los motores ya usados, emitiendo una cantidad menos de contaminantes

La reconstrucción de los motores pues, hace posible el ahorro de una cantidad importante de energía que utilizamos a la hora de desechar los motores y los vehículos, conservando energía y recursos que son necesarios cuando se quieren manufacturar motores nuevos.

En este sentido, los motores reconstruidos son una magnífica idea cuando se quiere continuar con nuestro vehículo y no queremos adquirir otro. Esta alternativa merece la pena para quien no puede comprar un coche nuevo o para los que, como yo, estamos contentos con nuestro vehículo y no queremos cambiar de modelo.

Me alegró bastante haber dado con esta solución, porque como a muchos me daba cierto temor el comprar un motor reconstruido, pero en la actualidad, al contar con muchas garantías sobre su funcionamiento, es un terreno en el que los especialistas en motores hacen unas unidades realmente buenas que da unos resultados excelentes, parece como que hubiera estrenado coche, pero es que, claro, el corazón es nuevo.

Otro tipo de motores

No debemos olvidar tampoco que existen otro tipo de motores en los que también es factible optar por la reconstrucción o el arreglo mucho antes que por la compra de un nuevo motor. Hablo de los motores industriales para la agricultura, ganadería e incluso como apoyo a instalaciones de energía fotovoltaica. En Bonanza Motor, reconocida empresa de este sector, aseguran que la reconstrucción de un motor industrial, así como el arreglo del mismo en caso de deterioro por uso, puede suponer un ahorro para la empresa o propietario particular de hasta un 30%, pero nos recuerdan que el mejor ahorro al respecto es llevar un buen mantenimiento el motor.

Desde aquí espero que una vez explicado lo ventajosa de esta solución, os sea de utilidad en el caso de una avería grave o si os ocurre como yo, que le tenéis cariño al coche y no deseáis cambios, pese a que haya comenzado a fallar. Para algunos de nosotros el coche es algo más y esta alternativa puede alargarles la vida.

Deja un comentario