Cada vez queremos tener más cerca los espacios verdes

Cada vez queremos tener más cerca los espacios verdes

Está de sobra demostrado que, cuando hablamos de calidad de vida con alguien, valoramos una serie de cosas que pueden llegar a ser muy subjetivas. Hay quien dice que esa calidad depende única y exclusivamente del dinero, y la verdad es que está claro que algo tiene que ver la cantidad que tenemos con todo lo que tiene que ver con nuestra felicidad y la comodidad con la que vivimos. Pero es verdad que hay otro tipo de cosas que debemos valorar. Una de ellas es la que tiene que ver con las características de las que dispone nuestro domicilio. Si esas características son positivas, no cabe duda de que viviremos mejor. 

En lo que tiene que ver con todo eso, dejad que os digamos algo: los jardines y los animales ayudan de una manera considerable a que los seres humanos tengamos una existencia más plena. Los primeros, porque proporcionan la tranquilidad necesaria para que nuestro domicilio nos proporcione el descanso que buscamos. Los animales, porque lo que no proporcionan es el cariño que nos hace falta y que nunca sobra. Desde luego, no cabe la menor duda de que todas las personas que disponen de ambos asuntos tienen muchas más papeletas para conseguir la felicidad. 

Una noticia publicada en la página web Muy Interesante indicaba que estar cerca de la naturaleza alarga la vida. Las razones son obvias: estar alejados de todo lo que tiene que ver con la naturaleza es nocivo porque significa estar en contacto con los humos de las grandes fábricas y los de los miles y miles de vehículos que hay en las ciudades. Ni que decir tiene que la gente que vive en las ciudades tiene mucho más peligro de disponer de una peor calidad de vida. Y es que, además del problema al que acabamos de hacer referencia, hay que añadir que es posible que los pisos y viviendas sean más caros y mucho menos espaciosos. 

Otra noticia, en este caso publicada en el portal web BBC, indicaba 10 beneficios que tiene la convivencia con animales. La primera de ellas tiene que ver con la reducción de la ansiedad y, la segunda, con la mejora de la responsabilidad en sus dueños. Al contrario de lo que la gente cree, la relación entre los humanos y los animales genera no solo beneficios en los segundos, sino también en los primeros. Y es que los animales tienen una enorme cantidad de cosas que ofrecer. 

Cada vez valoramos más todo lo que está relacionado con la naturaleza y los animales que la componen. De hecho, desde Viveros La Herriza nos han indicado que ha crecido la cantidad de personas que se han interesado por disponer de plantas y jardines en sus viviendas o en edificios de su propiedad. El motivo principal es que todo lo que tenga que ver con la naturaleza implica tranquilidad y relajación. Y eso, a su vez, es sinónimo de felicidad, que es el objetivo que todo el mundo persigue con todas las actividades y compras que realiza. 

En nuestras vacaciones también demandamos naturaleza 

Hay una tendencia bastante importante en los últimos tiempos y no es otra que la que nos indica que la gente demanda naturaleza incluso durante sus semanas y meses de vacaciones. La gente que lo hace sabe perfectamente por qué lo hace: porque implica descanso, silencio, calidad de vida… y todo lo que tenga que ver con las buenas noticias para nuestra salud. No es de extrañar que, por tanto, sea imprescindible para mucha gente y que haya tantas personas que, teniendo imposible ese contacto con la naturaleza como consecuencia de su trabajo diario, la busquen desesperadamente cuando llega la hora de disfrutar de las vacaciones. 

Para todas las edades es imprescindible tener en consideración lo que estamos hablando. No es para menos, porque está claro que todos los espacios verdes que os podáis imaginar (montes, bosques, jardines, prados…) generan una sensación de paz que tanto niños como ancianos de las grandes ciudades agradecen a causa de no ser lo habitual en su día a día. Si todo el mundo viviera cerca de uno de los espacios a los que nos estamos refiriendo, seguro que no viviríamos refunfuñando continuamente y preguntándonos qué demonios estamos haciendo con nuestra vida. 

Necesitamos, como personas, permanecer en contacto con el mundo que nos rodea. Y es precisamente por eso por lo que es conveniente que los espacios verdes formen parte de nuestra vida. No es casualidad que los ayuntamientos de todos los municipios de nuestro país estén intentando realizar obras que tengan por objeto terminar de ofrecer una cantidad importante de parques, jardines y similares a sus ciudadanos y ciudadanas. Y es que las instituciones son perfectamente conscientes de que esto es positivo a todos los niveles. No podía ser de otra manera.

Deja una respuesta