Caravana y manta

Caravana y manta

Ni hoteles dogfriendly, ni trenes, ni aviones, ni casas rurales donde se permita la entrada a animales, lo mejor para viajar con nuestras mascotas es llevarnos la casa a cuestas. Personalmente siempre había pensado que era un engorro por muchos motivos, pero ahora que lo he probado lo recomiendo totalmente.

Antes pensaba que ni salía económico, ni cómodo, el hecho de viajar en caravana pues, al final, de 100 euros al día no baja el alquiler, y encima te tienes que llevar de todo, incluso la comida si no quieres dejarte una pasta en restaurantes. Pero la realidad es muy distinta, la realidad es que si pagas un par de habitaciones para toda la familia en cualquier hotel, ya te dejas los 100 euros al día en el alojamiento, y eso sin contar el viaje, ya sea en avión o tren hasta tu destino. Además, llevarte la casa a cuestas te permite ahorrar en comida y lo de organizarse no es tan complicado, solo debes hacerlo con tiempo. Pero lo mejor de todo es que los peludos pueden ir contigo sin ningún tipo de problema.

Os desgloso a continuación lo que gasté en mi viaje de 4 días: Caravanas-Cruz me alquiló una caravana familiar de cuatro plazas por 110 euros al día, lo que hace un total de 440 euros. Me gasté unos 150 euros en comida para los cuatro, y el perro, lo que suman unos 490 euros, y el resto de lo que gasté lo hice porque me dio la gana: algún helado, café o refresco en cafeterías de la zona y un par de caprichos más.

En un hotel de gama media (y lo he confirmado) los 4 días de alojamiento en Ronda me habrían salido por unos 300 euros, solo alojamiento, si contrato el desayuno la cosa ya sube a 330 euros. Si a eso le añado el viaje en tren, por ejemplo, nos vamos a unos 200 euros más, así que ya vamos por 530 euros sin comida, por lo que habría que añadir unos 200 euros más para comer y cenar en restaurantes. Total: 730 euros y además con el problema añadido de tener que buscar un alojamiento donde se permitieran animales.

La diferencia es abismal pues, a lo tonto, estamos hablando de unos 240 euros más a pagar y sin saber dónde voy a poder dejar a mi perro, por lo que he confirmado que viajar en caravana con animales, merece la pena.

Nuestra Ruta

Salimos desde Alicante dirección Murcia y nuestra primera parada, a eso de las 11 de la mañana, la hicimos en Cartagena, donde pudimos ver el teatro romano, almorzar, y volver a la carretera.

Nuestra segunda parada la hicimos ya en Almería, para comer, y visitamos Roquetas de Mar, por donde estuvimos paseando viendo sus hermosas playas. Sobre las 17:00 volvimos a coger la caravana en dirección sur.

Llegamos hasta Marbella, donde decidimos pasar la noche en un camping de la zona para poder ver el puerto por la mañana. Y sobre las 11:30 del día siguiente, después de madrugar para desayunar y pasear por allí, cogimos camino directo hasta Cádiz. La verdad es que nos arrepentimos de no pasar por Gibraltar, pero es que también me parecía interesante pasar por Ronda y Arcos de la Frontera, que es el camino más hacia el norte, así que eso hicimos. Todo precioso, sin ninguna pega, y llegamos a nuestro destino Cádiz, el segundo día a las 18:00 de la tarde.

Como no teníamos que ir a ningún hotel a dejar maletas o coger llaves, fue llegar, aparcar e ir directamente a la playa, donde estuvimos hasta las 20:00 más o menos, y de allí a la caravana a cenar, ver una película y dormir.

El tercer día lo pasamos al completo en Cádiz, en sus playas, conociendo sus calles, el puerto de Santa María… una maravilla. Y el cuarto día fue el regreso, aunque lo hicimos después de comer, para alargar más la estancia allí.

El regreso, por supuesto, lo hicimos sin paradas (solo las justas para estirar las piernas e ir al baño), y llegamos sobre las 22:00 de la noche. UN viaje estupendo y totalmente recomendable y a quienes me pregunten por el cansancio por conducir les diré que merece la pena. A la ida, por supuesto, casi no te enteras que has pasado tanto tiempo en un vehículo porque las paradas son muchas, con su ocio y su descanso, y a la vuelta hicimos las 6 horas parando cada dos y cambiando de conductor (menos mal que las dos tenemos el carnet, jejeje).

Lo dicho, totalmente recomendable.

Deja un comentario