Con los agricultores

Con los agricultores

Es curioso comprobar cómo las situaciones más extremas sacan a relucir lo que es verdaderamente importante. La crisis sanitaria del Covid19, lógicamente, ha dejado bien clara la importancia que tiene el sistema sanitario público, eso es evidente, pero también ha sacado a relucir otras profesiones como la de todos aquellos que trabajan en supermercados y tiendas de alimentación, farmacéuticos, operadores de fábricas de productos de primera necesidad como pañales o productos de higiene femenina y de quienes vamos a hablar hoy entre otros, agricultores.

Hace menos de dos meses estaban todos en la calle con sus tractores haciendo una huelga nacional en busca de que el Gobierno les proveyera de ayudas dignas y necesarias para poder seguir con su labor y, por supuesto, en busca de que se les pague los alimentos de cultivan a un precio que también sea digno. Nadie les hacía caso, pocos eran los que reconocían su labor, y ahora no solo se han puesto manos a la obra para seguir trayendo alimentos a la población, sino que además han duplicado su producción como pueden y han modificado sus vehículos de cultivo para poder ayudar a desinfectar calles y plazas de pueblos cercanos a sus campos de cultivo e invernaderos. ¿Se merecen ellos o no se merecen un aplauso también?

Nadie puede negar ahora lo importante que es esta profesión que, en muchos casos, es vocacional y de tradición familiar, sin ellos nosotros no comemos, así de simple.

En Naranjas al día, una cooperativa que se encarga de hacer llegar cítricos de forma directa a sus clientes con el método “del árbol a tu mesa”, tal y como ellos mismos lo denominan, sigue estando al pie del cañón, recogiendo naranjas, mandarinas, limones y pomelos a toneladas para que la población pueda seguir consumiendo esas frutas que, según los expertos, son ahora tan importantes gracias a la vitamina C. Pero tal y como nos cuentan, lo hacen por sus clientes, por la población, ya que hace mucho tiempo que dejaron de creer en el sistema logístico actual de nuestra sociedad y de ahí que levantaran esta empresa sin intermediarios.

Los problemas

Ahora bien, mientras ellos siguen trabajando sin descanso para nosotros se topan, cada vez más, con esos problemas que intentaban solventar antes de la llegada del coronavirus. Y es que cada año se enfrentan a trombas de agua y granizo, demasiado sol que quema sus cultivos, plagas y mucho más, por eso piden ayuda, por eso necesitan el apoyo del Estado, y por eso también estaban en huelga. Sin embargo, ahora se encuentran con que siguen teniendo esos problemas, que siguen ganando muy poco por su encomiable labor y que deben seguir trabajando sin descanso, sobre todo en estos momentos tan duros. Y lo hacen, ¡vamos que si lo hacen!

La reconocida empresa de construcción de invernaderos, Montajes de Invernaderos, asegura que prácticamente todos los agricultores necesitarían un buen invernadero que ayudara a salvaguardar su producción, que les protegiera frente a la temida “gota fría” y frente a épocas de secano con una incidencia del sol demasiado elevada. Sin embargo, no todos los agricultores tienen medios económicos para poder contratar el diseño y la construcción de los mismos.

Además, el tema de las plagas también es algo a lo que hay que hacer frente cada año pero, aunque pueden prevenir, muchas veces no pueden evitar la infestación de ciertos insectos porque no saben qué insecto puede ser el que llegue hasta su cultivo. De hecho, según Fumicon, “cada plaga de insectos requiriere de una actuación concreta y unas medidas concretas, algo que solo un verdadero experto en desinsectación puede saber”. Eso no significa que no puedan prevenir a sabiendas del tipo de plagas que suele asolar cada año ciertas regiones, el problema es que el clima está cambiando y con él esas plagas y, por ende, a veces es difícil prevenir.

Y por último, como ya hemos nombrado, nos encontramos frente a frente con el sol, esa fuente de energía que puede darnos vida u quitárnosla del mismo modo según su incidencia. Cada vez la capa de ozono protege menos del sol, y las plantas lo notas, se secan y lo que es peor, se queman. En ISP Control Solar aseguran que un buen plan podría ser instalar sus láminas de protección solar en invernaderos, de modo que puedan bajarlas o subirlas según convenga, pero claro, eso también conlleva un gasto.

¿Nos vamos dando cuenta ya de todos los problemas a los que se pueden enfrentar los agricultores año tras año y de lo “barato” que venden sus productos en comparación? ¿Entendemos ahora la necesidad de esas ayudas y de la subida, necesaria, del precio de sus productos para ellos? Y eso no tiene por qué implicar la subida del precio para nosotros, los clientes finales, sino que podría implicar que haya menos intermediarios o de que, los que hay, cobren menos.

¿Apoyamos a los agricultores hoy y siempre? No olvidemos lo que están haciendo ahora cuando todo pase, se merecen algo mucho mejor de lo que tienen.

Deja una respuesta